sábado, 2 de diciembre de 2017

Mantecados de Estepa de Canela y limón



He estado en Estepa y he aprendido cosas. Lo más importante ha sido saber distinguir algunos conceptos de lo que son mantecados y polvorones y cuales son sus puntos comunes y sus diferencias. Pero, insisto, hablamos de los dulces que se hacen en esa localidad que es famosa por ello, aunque también deberíamos hablar de otro par de productos que se salen de calidad.

Las masas básicas tanto del polvorón como del mantecado, contienen manteca blanca de cerdo, almendra, especias, azúcar y harina. A partir de ahí, las variantes son la forma, la decoración, otros aromas, etc...





El mantecado es redondito, y lleva ajonjolí por encima. Se elabora de sabores diferentes, al cacao, al limón, etc.; el polvorón es ovalado, se le notan los trocitos de almendra tostada y va espolvoreado de azúcar glacé. En esa casa elaboran unas variedades que son para morirse de gusto. Tienen un horno de leña impresionante y me facilitaron sus propios moldes cortadores (me pareció un honor tenerlos).

Y después de eso, solo me quedaba desarrollar mi propia masa. Y en este caso, en lugar de con manteca, la elaboraré con AOVE, que les confiere una textura especial y un sabor increíble. Parece un poquito engorroso, pero merece la pena.



INGREDIENTES:


  • 300 grs. de harina de repostería,
  • 150 grs. de azúcar común,
  • 75 grs. de harina de almendra,
  • 150 grs. de AOVE,
  • la ralladura de la piel de medio limón y el resto de la piel del limón en tiras,
  • una cucharadita de canela
  • y ajonjolí (sésamo blanco) para decorar.


PROCEDIMIENTO:

En un cazo, se fríe el aceite con las tiras de piel de limón. Una vez tostadas éstas, se aparta el cazo del fuego, se retira la piel del limón y se deja enfriar.

En una sartén plana y amplia, se tuesta la harina al fuego, sin dejar de remover para que no se queme, solo hasta que cambien un poco de color. Se retira a un recipiente frío y se deja enfriar.

A la harina fría, se le añade la de almendra y el azúcar, así como la ralladura cruda del limón que nos queda y la canela, y se remueve para mezclarlo todo. Se vierte sobre el aceite y se mezcla bien, amasando hasta obtener una textura bien amalgamada, que podamos manejar.

Boleamos a 25 grs. (salen unas 24 o 25 unidades), y utilizamos el aro cortador como molde para darle forma. Lo hacemos en la mesa, lo "mojamos" en el ajonjoli y colocamos cada pieza sobre una bandeja de horno. Este método es menos convencional, pero también menos trabajoso y más exacto que el de estirar con el rodillo y cortar... y volver a estirar, etc.



Se hornean a 200 grados durante 7 u 8 minutos. Hasta que veamos tostarse el ajonjoli que los cubre.  Dejar enfriar antes de retirarlos de la bandeja del horno.

Y este es el resultado.  ¡¡A disfrutarlos!!




No hay comentarios:

Publicar un comentario